TE2

PROYECTO DE TEMA ESPECÍFICO

12 Créditos

 

Heterotopos

espumas infraestructurales

 

Se buscará promover la investigación en los procesos contemporáneos de hibridación de nuestro saber disciplinar con otras áreas del conocimiento. Esta expansión en los límites disciplinares se entiende necesaria para fomentar en el estudiante un nivel de reflexión sobre temáticas que generalmente se asocian a otras disciplinas pero que afectan de manera decisiva a la forma y el uso del espacio público.

Fué Michael Foucault quien -hace medio siglo ya- planteó un término hoy inevitable en cualquier discurso sobre la ciudad contemporánea: el de Heterotopía, el espacio del mundo contemporáneo por excelencia. Vivimos dentro de una red de relaciones que delinean lugares que son irreducibles unos a otros y absolutamente imposibles de superponer.

Las nuevas generaciones tienen el derecho de proponer su agenda de temas centrada en su específica visión del mundo y sus tópicos de interés para el futuro del país. Es posible –y deseable- derribar al muro que aísla al sistema político con propuestas creativas y viables para la arquitectura y la ciudad. Las construcciones simbólicas cargan de significado la materia inerte. Los símbolos deben ser constantemente re-construidos desde una perspectiva contemporánea.

Los símbolos del siglo pasado esperan ser resignificados en el Uruguay de hoy… Cuál será su nuevo y joven sentido?

Ya entrado el siglo XXI el viejo arte cortesano debe trascender sus muros y contactar con otros mundos, que todas las estéticas sean su estética!

“Hay pues países sin lugar alguno e historias sin cronología. Ciudades, planetas, continentes, universos cuya traza es imposible de ubicar en un mapa o de identificar en cielo alguno, simplemente porque no pertenecen a ningún espacio. No cabe duda de que esas ciudades, esos continentes, esos planetas fueron concebidos en la cabeza de los hombres, o a decir verdad en el intersticio de sus palabras, en la espesura de sus relatos, o bien en el lugar sin lugar de sus sueños, en el vacío de su corazón; me refiero, en suma, a la dulzura de las utopías.

No obstante, creo que hay –y esto vale para toda sociedad– utopías que tienen un lugar preciso y real, un lugar que podemos situar en un mapa, utopías que tienen un lugar determinado, un tiempo que podemos fijar y medir de acuerdo al calendario de todos los días. Es muy probable que todo grupo humano, cualquiera que éste sea, delimite en el espacio que ocupa, en el que vive realmente, en el que trabaja, lugares utópicos, y en el tiempo en el que se afana, momentos ucrónicos. He aquí lo que quiero decir: no vivimos en un espacio neutro y blanco; no vivimos, no morimos, no amamos dentro del rectángulo de una hoja de papel. Vivimos, morimos, amamos en un espacio cuadriculado, recortado, abigarrado, con zonas claras y zonas de sombra, diferencias de nivel, escalones, huecos, relieves, regiones duras y otras desmenuzables, penetrables, porosas; están las regiones de paso: las calles, los trenes, el metro; están las regiones abiertas de la parada provisoria: los cafés, los cines, las playas, los hoteles; y además están las regiones cerradas del reposo y del recogimiento.

Ahora bien, entre todos esos lugares que se distinguen los unos de los otros, los hay que son absolutamente diferentes; lugares que se oponen a todos los demás y que de alguna manera están destinados a borrarlos, compensarlos, neutralizarlos o purificarlos. Son, en cierto modo, contraespacios. Los niños conocen perfectamente dichos contra-espacios, esas utopías localizadas: (…) es sobre esa gran cama que uno descubre el océano, puesto que allí uno nada entre las cobijas; y además, esa gran cama es también el cielo, dado que es posible saltar sobre sus resortes; es el bosque, pues allí uno se esconde; es la noche, dado que uno se convierte en fantasma entre las sábanas; es, en fin, el placer, puesto que cuando nuestros padres regresen seremos castigados.”

Los contra-espacios, lugares reales fuera de todo lugar, M ichael Foucault.


Equipo docente: Marcelo Danza, Federico Parra, Germán Tórtora, Miguel Fascioli y Federico Deal (Presidente de la Unión de Surf del Uruguay)

Horarios: Martes y Jueves de 10:30 a 13hs y de 18 a 20:30hs